Archivos de la categoría Cuentos

La parte utópica

Suena el despertador. Maldito aparato del demonio.

Sin ni siquiera ser consciente del día que despierta conmigo, de los sueños de la noche, de la ausencia que me acompaña en la cama, ya tengo el pantalón y las zapatillas puestas y avanzo torpemente guiado por la cotidiana rutina hacia la puerta del baño.

 

Es cuando el agua resbala por mi cara cuando la parte utópica de mi cabeza coge la palabra que se le niega durante el resto del día. No la censuro en este momento, escuchar su idílica visión de la vida anestesia el cansancio, el hastío, la impotencia de volver a levantarme a las cinco de la mañana, lanzarme a la oficina y después de preparar el equipo ir en busca de aquellos sucesos macabros que esperan ansiosamente las televisiones nacionales.

 

Sigue leyendo La parte utópica

Share

El arlequín no católico

Aquel escenario, por llamarlo de alguna manera, no era más que dos tablones (vete a saber tú de donde salieron) apoyados sobre dos cajas de la omnipresente Coca-Cola. Como set de iluminación un cordel que tiraba de una de las bombillas que colgaban del techo a modo de lámpara acercándola al seudoescenario seudopatrocinado, proyectando una luz amarilla tintineante que lejos de ensalzar la figura sobre las tablas dotaba su semblante de un simbolismo cercano a la enfermedad tropical.

Horas antes era inconcebible imaginar que esta sala de taberna a las afueras pudiera albergar al silencio, pero ahora, sin más explicaciones, allá estaba. Fue en ese momento exacto en el que la figura sobre el improvisado escenario dibujó una alegre mueca en su cara. La figura, con excaso  presupuesto para renovar vestuario y maquillaje, en crisis, para estar acorde con los tiempos que corren, vestía de pies a cabeza un traje de franela blanco y negro, un gorro del mismo estilo que acababa en una punta donde no hacía mucho tiempo colgaba un cascabel y del que ahora sólo quedaba una bolita de hojalata desgastada, más triste que graciosa. Su mueca sonriente destacaba su cara sobre el sobrio conjunto y mostraba un absurdo maquillaje que no iba más allá de unos labios pintados de negro, una estrella negra sobre su ojo derecho, un triángulo cruzando el izquierdo y un atrezzo coronando su nariz, por supuesto, de color negro. El comediante se dispuso a comenzar.

Sigue leyendo El arlequín no católico

Share

La luminosa perseverancia

(( RetArte ))
Diciembre / 2009
La noche lo cubría todo. Ya no recordaba cuando fue que se puso el sol, y ni siquiera si alguna vez hubo un sol sobre esta tierra que pisaba. Noche negra, sin lunas ni estrellas, sin ruido, salvo el de la lluvia helada sobre el mundo, salvo el chapotear de los pies en el lodo, salvo los jadeos de sus hermanos y hermanas. Toda su familia detrás de él. Sus dieciséis inviernos lo colocaron al frente de esta huida sin rumbo, entre la nada, hacia ningún lugar. Un camino que los alejase del odio, de los disparos, del ansia.

Sigue leyendo La luminosa perseverancia

Share

¿Hace cuánto tiempo que no miras?

CUENTOS (( RetArte ))
Octubre / 2009

 

Pido permiso para robarles varios minutos, y espero, no quiero mentirles, que ojalá se conviertan en horas, incluso días, en su pensamiento.
No se preocupen. No voy a hablarles del “MUNDO”, ni de la “POLÍTICA”, ni de buenos y malos. Nada voy a mencionar de las “CRISIS” que nos asolan y atormentan, ni de la pobreza, el hambre y las guerras que caen como la noche, incansable noche, sobre una parte del mundo; parte que ya es casi todo el planeta.
Ya no quiero hablarles de México, de España, de Europa o del Mundo. Creo que no vale la pena hablar de un armatoste podrido hasta sus cimientos por narcotráfico, corrupción e intereses feudales, que se mantiene en pie por el vicio de la costumbre. En espera que una brisa cualquiera lo derrumbe en un estrepitoso cataclismo sobre tantas y tantos.
De por sí ya todos y todas sabemos como está el mundo, y a todos y todas nos cansa, nos hastía que los típicos iluminados nos lo sigan recordando.

Share