cantante-colombiana-Shakira-presidente-Americas_LRZIMA20120414_0020_11

América se prepara para el cambio

La OEA publica un informe que prevé la legalización de la marihuana

publicado en Yerba

Hace un año, durante la VI Cumbre de las Américas, las 34 repúblicas independientes del continente agrupadas en la Organización de Estados Americanos (OEA), a excepción de Cuba, debatieron por primera vez en su historia un tema espinoso: la política sobre drogas. Un año después en el mes de junio de 2013 la OEA emitió un informe consecuencia directa de ese debate: El problema de las drogas en las Américas. Una publicación realizada por una serie de expertos en el ámbito de las políticas de drogas a nivel mundial. Un trabajo dividido en dos partes. Un informe analítico sobre el tema y un informe con los posibles escenarios en América Latina en 2025 a través de las distintas políticas asumibles.

 

“Los mandatarios del hemisferio iniciamos una valiosa discusión sobre el problema mundial de las drogas. Coincidimos en la necesidad de analizar los resultados de la actual política en las Américas y de explorar nuevos enfoques para fortalecer esta lucha y para ser más efectivos”. Con estas declaraciones de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, en la clausura de la VI Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena comienza el informe analítico sobre drogas. Un documento que recoge una síntesis de estudios realizados durante la segunda mitad de 2012. Diez capítulos que incluyen desde la definición del problema, las fórmulas de abordar el análisis y los datos de cultivo, tráfico y consumo de las drogas más extendidas por la región. Información destinada a servir como referencia a los distintos gobiernos de la región para encarar el problema de las drogas y que finaliza con el capítulo 10 en el cuál la OEA ofrece su propia contribución al documento. En la introducción de este primer informe José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA, puntualiza: “Abordar la complejidad del problema de las drogas requiere consultar muchos puntos de vista distintos y permitir que las ideas fluyan en el ambiente más abierto posible. A ese propósito obedece la segunda parte de nuestro informe, que hemos llamado Informe de Escenarios”.

Una mirada al futuro

El segundo informe es una invitación a la imaginación. Nos sitúa en el año 2025 en la región después de implementar distintas estrategias en respuesta a distintas visiones del problema de las drogas. Insulza nos introduce el documento: “Los escenarios que usted encontrará a continuación son narraciones de lo que podría ocurrir en el futuro. No son pronósticos sobre lo que va a ocurrir ni son recomendaciones sobre lo que debería ocurrir. Son historias de lo que podría ocurrir en los próximos años en la problemática de las drogas en el hemisferio, que se elaboraron con base en las tendencias actuales y en las variables más importantes en materia política económica, social, cultural e internacional”. Los cuatro escenarios planteados son: Juntos, Camino, Resilencia y Ruptura. Bajo estos nombres se esconden cuatro vías muy concretas de entender el problema de las drogas, las formas de afrontarlo, las oportunidades que conlleva cada escenario y los retos. En las cuales identificamos tres posibles vías: la continuidad de la estrategia actual, cambio de estrategia responsable y el desastre como alternativa.

 

Juntos y Ruptura

richard_170611Bajo el epígrafe Juntos se plantea un escenario de continuidad con la política prohibicionista de los últimos 40 años. Claramente es el propuesto por Estados Unidos a través de los ejemplos de Colombia y México en los últimos años. Profesionalización de los cuerpos de seguridad del estado, colaboración internacional y refuerzo de las instituciones públicas. Los objetivos: dar más seguridad a los ciudadanos, acorralar al crimen y actualizar la alianza hemisférica. El escenario Ruptura plantea que los países más afectados por el problema decidan abandonar la lucha contra la producción y el tráfico de manera unilateral, reduciendo considerablemente la violencia y permitiendo utilizar nuevos recursos a otras necesidades. Un escenario que también apunta a Colombia, México y a los países centroamericanos y que entre los aspectos negativos auspicia el aumento de los beneficios del crimen organizado, los conflictos internacionales y la cooptación de estados por las mafias. El primer escenario se lleva a cabo desde la implantación del Plan Colombia en la década de los noventa, llevando a los países a situaciones de guerra actualmente sin una implicación directa en la pérdida de poder de las mafias, el segundo escenario es ofensivo simplemente el hecho de presentarlo como alternativa. Pero aún quedan dos.

 

Risilencia y Camino

Marihuana_en_semáforoLos últimos dos escenarios implican una corresponsabilidad ante el problema que va más allá de la confrontación o el dejar hacer a las mafias. El escenario denominado Risilencia según el documento implica que el problema de las drogas es consecuencia de disfunciones sociales y económicas y que por tanto hay que abordarlas desde la propia sociedad con programas de seguridad y salud pública con intención de desarrollar una conciencia del problema desde abajo. Para este escenario se recogen experiencias como la desarrollada en España a finales de los 80 para enfrentar el alto consumo de heroína y que tuvo grandes resultados. Los contra de esta alternativa son la falta de recursos disponibles para desarrollar estos programas y la falta de efectividad para combatir los altos niveles de criminalidad existentes ahora mismo. El Camino por su parte recoge el testigo de los últimos acontecimientos en el continente. La propuesta de regulación de la marihuana en Uruguay y la legalización en Colorado y Washington. La confrontación ya demostró que no sirve y es necesario un cambio. Los puntos a favor que identifica el reporte es la rápida pérdida económica y en consecuencia de poder de las grandes mafias, nuevos recursos procedentes de los impuestos asociados y la posibilidad de utilizar los presupuestos destinados a la persecución a programas de reducción de riesgos. En contra la falta de antecedentes, según los expertos que han elaborado el informe, y el riesgo de transición del mercado criminal al mercado regulado.

 

Un paso decidido

583160Hace sólo dos años que la Iniciativa Latinoamericana sobre Política de Drogas empezó su andadura. Los ex presidentes latinoamericanos Fernando Henrique Cardoso, Ernesto Zedillo y César Gaviria, fundadores de la iniciativa, no tardaron ni un año en dar paso a la Comisión Global sobre Política de Drogas, en proponer públicamente un cambio en las políticas de drogas en el continente. Dos años después la OEA recoge ese testigo y emite este informe que pone en jaque la geopolítica continental del siglo pasado. No es casualidad que entre los expertos que han elaborado el informe además de militares, policías, activistas, funcionarios, intelectuales haya también ex políticos, entre ellos, los fundadores de la Iniciativa y también miembros del Club Madrid. Asociación formada por 88 ex jefes de estado y gobierno del mundo preocupados por el desarrollo y la democracia en el mundo. Es curioso también que entre los financiadores de los reportes no sólo están los gobiernos que pertenecen a la OEA también hay un abanico de multinacionales dedicadas a la extracción petrolífera, el carbón, cementeras, industrias químicas y agroalimentarias. No hay que olvidar que según el último estudio de Naciones Unidas el mercado del cannabis mueve en torno a 141 mil millones de dólares norteamericanos. Un negocio que podría hacerse legal como así se plantea en algunos de los escenarios previstos en este informe de la OEA.

 

Un club selecto

imagesOtro ex presidente, mexicano, Vicente Fox Quesada, integrante tanto de la Comisión Global sobre Drogas como del Club Madrid sorprendió a propios y extraños el pasado mes de junio con unas declaraciones a la prensa: “La marihuana, con un control adecuado y con legalización, puede ser perfectamente una industria legal y operativa que le quitaría millones de dólares a los criminales”. Ante la pregunta de los diferentes medios sobre si el participaría como empresario en la hipotética producción y comercialización de la marihuana respondió: “Claro que sí. Una vez que sea legítimo y legal, claro, puede hacerlo, yo soy agricultor”. El que fuera presidente de México de 2000 a 2006 no será recordado por implantar medidas de apertura o no confrontación con las drogas durante su mandato pero días después de estas declaraciones acudió en calidad de invitado a la presentación pública de Diego Pellicer, la primera marca nacional de marihuana de los Estados Unidos de Norteamérica. Allí profundizó en sus declaraciones: “Estoy convencido de la necesidad de un cambio. Este grupo de líderes aquí, gobiernos y legisladores, tienen una gran responsabilidad sobre sus hombros. Están haciendo historia. En México apoyamos estas iniciativas porque el coste de la guerra en nuestro país está siendo insoportable. Todo esto porque nuestro vecino del norte representa un gran mercado de consumo. Debemos salir de esta trampa y ésta es nuestra oportunidad. No podemos estar peor de lo que estamos. La guerra se perdió hace mucho. Es tiempo de una nueva visión. Es por eso que aplaudo a este grupo que tiene el coraje de ir hacia adelante”.

 

El Starbucks de la marihuana

El grupo con coraje que lanza la primera marca nacional de marihuana en EE.UU. está encabezado por el ex director de estrategia corporativa de Microsoft, Jamen Shively. Rodeado de amigos, congresistas de los estados de Colorado y Washington donde se legalizó recientemente el uso recreativo de la marihuana y medios de comunicación, el señor Shively anunció que “Diego Pellicer” se convertiría casi sin ninguna duda en la marca líder de cannabis tanto recreativo como medicinal, al igual que Starbucks es el nombre dominante en el café. Para ello solicita una financiación inicial de diez millones de dólares para ponerlo en marcha. Con 45 años el ex director del gigante informático es el primero en lanzar una iniciativa de comercialización después de las recientes legalizaciones de la yerba en dos estados a pesar de ser considerada ilegal por el gobierno federal. Para Shively no hay mayor problema: “Si quieren venir y hablar conmigo, estaré encantado de reunirme con ellos. Les diré todo lo que estamos haciendo y les mostraré todos nuestros libros”. Una tranquilidad que sin duda se apoya en los datos económicos que manejan: “El tamaño estimado del mercado estadounidense una vez que se legalice plenamente con las regulaciones existentes en el país creemos que será de unos 200 millones de dólares, mientras que el mercado mundial estaría por encima del medio billón de dólares. Estaremos contentos si llegamos al 40% del total de ventas mundial”. Shively concluye: “Es un mercado gigante en busca de una marca” y nosotros “planeamos crear una cadena nacional e internacional de negocios de cannabis”. Todo bajo el nombre de “Diego Pellicer” en honor a su bisabuelo que fue productor de cáñamo.

 

Opinión pública y marihuana

Con la publicación del documento de la OEA han sido muchas las repercusiones políticas y mediáticas que se han hecho escuchar. Human Right Watch hizo pública su postura de legalizar todas las drogas. Dos nuevos estados norteamericanos, en este caso dos de los más ricos y poblados: Illinois y Nueva York, avanzaron en la legalización de la marihuana para fines médicos y así sumarse a los 18 estados donde ya es legal. Mientras que la administración de Obama sigue sin manifestarse de forma clara ante todos estas manifestaciones. La regulación de la marihuana en el continente americano es inminente, ya se están repartiendo el pastel y son cada vez más las voces críticas hacia las políticas prohibicionistas. Tanto es así que recientemente, en el periódico El País, el columnista Jorge Castañeda, político mexicano y miembro de la Academia de las Ciencias y las Artes de Estados Unidos, expresaba en su artículo de opinión la necesidad de romper con el prohibicionismo. Alabó, los que a su parecer eran los países en vanguardia: Colombia, Guatemala, Costa Rica y Uruguay; felicitó al presidente Obama por su silencio paciente y criticó muy duramente a los países que se niegan a la despenalización, a su parecer, Cuba, Nicaragua, Venezuela, Brasil, Ecuador y Bolivia. “Sólo José Mujica, de Uruguay, se mostró verdaderamente partidario de una legislación liberal. Está solo entre sus pares de izquierda. Es de lamentarse”. Lo que habrá que lamentar es que la legalización no sea un derechos de los usuarios sino que sea un mercado para los inversores.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *