¿El momento México?

 Medios y miedos ante el narco

 Publicado en Yerba

guerra-narco-mexico-500x223Desde 2006 México está pasando por uno de los momentos más trágicos de su historia moderna. En un contexto de guerra entre cárteles del narcotráfico y el estado mexicano la cifra de muertos oscila entre 60 mil y 150 mil personas víctimas de la violencia relacionada con el crimen organizado. Casos de corrupción, lavado de dinero, tráfico de drogas, de personas, asesinatos se extienden a ambos lados del Río Bravo y alcanza a distintos actores económicos, políticos y sociales tanto de México como de EE.UU. El pasado mes de mayo, el presidente de Estados Unidos y premio Nobel de la Paz, Barack Obama, en su segunda viaje oficial tras su reelección  visió el país vecino. Una visita que según los grandes medios de comunicación americanos inauguraba una nueva etapa mexicana, a la que ya se empieza a llamar: “el momento México”.

La visita de Obama

Obama-tough-talk-300x224México se convierte en el segundo país, después de Israel, que es visitado por el presidente estadounidense en su segundo mandato y es la primera vez que visita el país bajo el nuevo gobierno mexicano. Enrique Peña Nieto, presidente por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), recibe a su homólogo del norte con intención de definir una nueva política bilateral. El joven y mediático presidente mexicano pretende quitar de la mesa el controvertido tema de la lucha contra el narcotráfico y sustituirlo por una estrategia principalmente económica, auspiciada por los buenos datos que la economía mexicana viene experimentando en los últimos años y que distintos analistas financieros usan para hablar del país como el “tigre azteca”. Sobre la mesa la revisión del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica aprobado hace cerca de 20 años y que marcará las relaciones económicas de ambos países en el futuro. En segundo término la seguridad frente al crimen organizado al que la nueva política de Peña Nieto ha dejado fuera del discurso mediático y al que ambos países se han comprometido a esforzarse para poner fin: México reduciendo la violencia y EE.UU. limitando la demanda de drogas y el flujo de armas hacia su vecino del sur. Eso sí, ninguno profundizó en el cómo iban a llevar a cabo estos compromisos con la seguridad.

 

Una relación complicada

barras-y-estrellas_2301092Un crecimiento anual de un 4% sumado a ser uno de los principales centros de inversión internacional ha convertido a México en una de las potencias emergentes del siglo XXI. Algo que no escapa a su vecino del norte, inmerso en una profunda crisis financiera, y que busca replantear su estrategia diplomática en común. “Lo primero que he dejado claro en nuestra reunión es que no quiero definir la relación con México en el contexto de la seguridad o la lucha contra el narcotráfico. Queremos definirla en el contexto más amplio de nuestras necesidades económicas”, señalaba desde Washington el secretario de Estado norteamericano John Kerry. El flujo comercial entre los dos países asciende a un millón de dólares por minuto y es otro millón pero de personas las que transitan de manera legal por la frontera cada día. Con el objetivo de replantear su relación EE.UU. se ha comprometido a hacer una reforma migratoria que podría legalizar la residencia a más de 11 millones de mexicanos que trabajan de manera ilegal en el país del norte. Además propone reducir la inversión en material militar pesado vinculado a los acuerdos bilaterales vigentes, acompañándolo por un incremento en la partida destinada a ayuda para el desarrollo. Por su parte México está en un proceso de apertura y liberalización que permitiría a inversores internacionales acceder al jugoso mercado energético y fiscal en un país tradicionalmente restrictivo al capital extranjero. Todas estas reformas bajo la batuta del nuevo presidente.

 

Peña Nieto

Combate-al-narco-prioridad-de-EPN“Combina el carisma de Reagan con la inteligencia de Obama y con la habilidad política de Clinton”, así describían a principios de año en la revista Time al nuevo presidente mexicano. La publicación situaba al joven priista entre las 100 personas más influyentes del mundo en 2013. Peña Nieto fue declarado presidente el 30 de agosto de 2012, y con él volvió el PRI a tomar el poder tras 12 años alejado de él. Ganó con un 38% de los votos en unas elecciones plagadas de irregularidades, y necesitó del posicionamiento del Tribunal Electoral para poder declararse ganador de forma legal. Enrique Peña Nieto es un político con un pasado particular como gobernador del estado de México: con 27 acusaciones por tortura sexual en la represión llevada a cabo bajo su mandato en Atenco, justificó la tortura, la detención ilegal y la reclusión forzada de activistas, incapaz de recordar tres libros que le impactaron en su vida (aparte de la Biblia). Un presidente que se ha propuesto reducir la violencia del narcotráfico a la vez que promete combatirlo, que prometió unir a México en un pacto con todos los partidos que no ha llegado a mantenerse un sólo mes, que quiere menor presencia del ejército en las calles y a la vez libera al único general condenado por vínculos con el narcotráfico en el gobierno anterior, Tomás Ángeles Dauahare, afirmando que fue un fraude pero sin acompañarlo con sanciones a los que lo inculparon, juzgaron y condenaron. Contradicciones que chocan frente al anuncio solemne de un cambio en la política de lucha contra el narcotráfico.

 

Ojos que no ven…

fast-and-furious-another-straw-purchaser-another-federal-agent-dead-and-still-holder-wont-complyNueva Narrativa en Materia de Seguridad. Así se llama la nueva directiva que el gobierno de Peña Nieto compartió con el resto de instituciones del país. Un compendio de recomendaciones que buscan evitar “la apología de la violencia y el delito”, eliminando “imágenes de los homicidios, las armas y pertrechos de los delincuentes”. Una directiva que en los pocos meses de nuevo gobierno ha hecho desaparecer de los principales medios de comunicación nacionales e internacionales las noticias de violencia y enfrentamientos en el país, a la vez que se ha tratado de normalizar, mediáticamente, la situación mexicana tanto dentro como fuera de la región. Si bien la imagen mediática ha mejorado drásticamente los homicidios y enfrentamientos armados no han disminuido, situando la cifra oficial de decesos relacionados con el crimen organizado en 3 mil en los primeros 3 meses de presidencia priísta. Para el principal asesor en seguridad de Peña Nieto, el general colombiano Oscar Naranjo, la única razón para este cambio es evitar la competencia que se crea entre los distintos cuerpos de seguridad del estado mexicano al luchar contra el narcotráfico. Un razonamiento lógico pero que curiosamente coincide con el interés de los principales cárteles mexicanos.

 

¿Libertad de expresión?

El pasado marzo el periódico el Zócalo de Saltillo anunció dejar de publicar noticias del narcotráfico después de que aparecieran mantas amenazando a su director en tres localidades a la vez. En febrero secuestraron a cinco empleados de El Siglo de Torreón, aunque fueron liberados más tarde, el edificio del periódico fue atacado con armas automáticas en tres ocasiones la semana siguiente. Ataques que se repitieron en las instalaciones de El Diario y el Canal 44. Todos ellos se pueden sentir afortunados, a principios de año el director de un portal de noticias en el norte del país fue asesinado en plena calle y dos meses después, Alonso de la Colina, fue tiroteado mientras visitaba un centro comercial. El estado costero de Veracruz es una de las regiones más castigadas: 9 periodistas asesinados, 3 desaparecidos y 20 exiliados por la fuerza. El caso de Regina Martínez, la veterana periodista de la revista Proceso asesinada el año pasado, es especialmente definitorio, ya que Jorge Carrasco, compañero de Proceso y encargado de investigar su asesinato, ya ha recibido amenazas e intimidaciones por desarrollar su labor. Como colofón, recientemente la Asociación Mexicana de Editores de Periódicos entregó su premio anual por la defensa a la libertad de expresión al gobernador de este estado, Javier Duarte, a pesar que ninguno de los crímenes relatados han sido esclarecidos. En la última década han muerto 72 periodistas en México y 15 se encuentran en paradero desconocido. Artículo 19, organización fundada en 2006 para la defensa de la libertad de expresión en el país azteca, ha registrado sólo durante 2012 207 agresiones contra periodistas, trabajadores de la prensa e instalaciones de medios de comunicación.

 

Artículo 19

Artículo-19“La impunidad es el gran problema. Matar a un informador no cuesta nada. Nadie va a investigar con profesionalidad y es muy poco probable que agarren al culpable”. Así se expresaba Darío Ramírez, director de la organización Artículo 19, en la presentación del informe 2012 sobre amenazas a la libertad de expresión en México. En ese momento Ramírez se lamentaba por el escaso interés mostrado por las autoridades para encontrar a los culpables: “La impunidad con la que operan los agresores de la prensa fomenta los ataques contra la libertad de expresión e impone el silencio a los medios de comunicación como política editorial”. Dos meses después recibieron en sus oficinas de la capital mexicana un mensaje anónimo amenazando de muerte al jefe de la oficina y los colaboradores de la organización. “Estamos en un país en que los asesinatos son una constante, no son unos hechos aislados ni raros. Apelamos a la sociedad de los colegas periodistas y de la sociedad en general para que quede claro que nuestra única responsabilidad es pelear por la libertad de expresión”, para Ramírez la situación es grave: “En este país las amenazas hay que tomárselas muy en serio”. Junto a Siria, Irak, Afganistán y Somalia, México es uno de los países más peligrosos del mundo para dedicarse a la labor periodística. Pero eso no aparece reflejado en las portadas de los medios nacionales o internacionales a la hora de hablar del “nuevo México”.

 

Reformas pendientes

El optimismo de la prensa y el gobierno de EE.UU. hacia su vecino del sur no es compartido por todo el mundo. Christof Heyns, relator de Naciones Unidas sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias y Arbitrarias recalcó, tras una visita de diez días a suelo mexicano, los “niveles alarmantes de violencia” que existen en esta nación. Mujeres, migrantes, periodistas, niños, presos y homosexuales son los colectivos que más sufren esta situación y para Heyns asegurar el respeto por los derechos fundamentales de estos colectivos es el primer paso que debería asumir el nuevo ejecutivo. El relator atacó con dureza la estrategia de confrontación que inició en 2006 el ex presidente Felipe Calderón, si bien no mencionó que esta estrategia fue impulsada y apoyada desde la Casa Blanca con fondos y materiales especialmente destinados al combate contra el narcotráfico. Heyns denuncia la “complicidad” de muchos funcionarios, agentes de seguridad y judiciales con el crimen organizado, la omisión en investigaciones de asesinatos y presunción de que las víctimas formaban parte de las mafias, destacando la manipulación “incluso falsificación” de las escenas del crimen por parte de los trabajadores públicos. La última recomendación es eliminar la idea mantenida hasta la actualidad por las autoridades de que todos los delitos cometidos en este período han prescrito y que hay que trabajar hacia el futuro.

 

El momento México

“Es el momento de dejar ese viejo pensamiento atrás. Es hora de reconocer las nuevas realidades, incluyendo el impresionante progreso en el México de hoy. Mientras los mexicanos continúan haciendo sacrificios por la seguridad de su país, mientras los mexicanos, en el campo y en los barrios luchan para darle a sus hijos una vida mejor, está claro que un nuevo México está emergiendo”. Con estas palabras el presidente norteamericano, Barack Obama, se despidió de la multitud de jóvenes que asistieron a su discurso en la capital mexicana. Peña Nieto propone la creación de un cuerpo policial con características militares formado por 40 mil efectivos llamado Gendarmería para poder retirar los 50 mil soldados mexicanos de las calles. “Hay que apoyar al presidente en su estrategia contra la violencia. Debe pasar algún tiempo para que se vean resultados. Lo mejor que podemos hacer los ciudadanos es denunciar lo que está pasando”, dice el general Dauahare recién indultado a la salida de la prisión. Valor por Tamaulipas es una plataforma online que permite a los ciudadanos de forma anónima denunciar lo que los medios ya no publican, su administrador ha tenido que exiliar a su familia por las amenazas del narco. Pero Obama no habla de controlar la venta de armas en los Estados Unidos que permite a los narcos armarse, legalizar la producción y venta de marihuana para los consumidores legales de una parte importante de sus estados, ni Peña Nieto habla de legalizar la marihuana en México. Mientras ese momento no llegue, el que nos queda no será más que un conjunto de lindas palabras para adornar grandes y fructuosos negocios.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *