Por un horizonte libertario

El trabajo de PRODERECHOS en Uruguay

publicado en Yerba

images

La asociación civil uruguaya Proderechos se define como “un colectivo de hombre y mujeres jóvenes, que desde 2006 trabajamos en Uruguay para generar una sociedad más democrática, diversa e integrada que permita el pleno ejercicio de la libertad de las personas”. Hoy queremos conocer un poco más esta asociación que entre sus líneas de trabajo destaca la consecución de una nueva política de drogas en Uruguay y la regularización de la marihuana en el país suramericano. Para ello hemos contactado con una de sus integrantes: Clara Musto, para que nos aclare los puntos fundamentales de esta particular organización uruguaya.

¿Qué es Proderechos?

maxresdefaultA través de su página web Proderechos deja claro su punto de partida: “Formamos una asociación civil porque estamos convencidos de la potencialidad de la acción colectiva para el logro de transformaciones. Queremos aportar a la constitución de un movimiento social activo en nuestro país”. Hablamos con Clara Musto, integrante del colectivo.

Clara Musto: “Aunque la organización funciona desde 2005, yo me involucré a partir de 2006. Proderechos es una organización un tanto original. Tenemos una estructura horizontal, no tenemos roles institucionales estructurados, no tenemos equipo directivo, pero sí estamos divididos por áreas y tareas y nos organizamos de manera eficiente”.

Compuesto principalmente por jóvenes universitarios de la facultad de Ciencias sociales, esta organización tiene una sensibilidad profundamente de izquierda aunque deja muy claro su carácter no partidista.

C.M: “Nuestra motivación principal es trabajar temas en el Uruguay que el partido de referencia de izquierda, el Frente Amplio, no estaba tomando. Estos temas son los que venimos a llamar los “nuevos derechos” y están muy relacionados con las luchas por una distribución más justa de la riqueza. A ninguno nos pasa desapercibido que la prohibición de las drogas, el aborto o la reducción de la edad penal afectan principalmente a la población más vulnerable y con menores ingresos”.

Los integrantes de Proderechos son militantes, no ganan un salario por trabajar en la asociación, cada uno decide su aportación y el trabajo se estructura alrededor de cinco áreas fundamentales: Derechos sexuales y reproductivos; Diversidad sexual y género; Memoria, verdad y justicia; No a la reducción de la edad mínima penal; y Prolegal, el área que lucha por una nueva política sobre drogas.

 

¿Qué se hace desde Prolegal?

1001911_10151713039624536_1075540250_nSus integrantes promueven el cambio en la normativa sobre drogas en Uruguay. Desde el planteamiento que la estrategia de criminalización ha fracasado y sólo genera más daño, Prolegal impulsa la construcción de políticas en materia de drogas sin dejar de lado los derechos ciudadanos y un horizonte de sociedad con sujetos más libres y capaces de elegir.

C.M: “El primer impulso para crear Prolegal llegó a través de unos compañeros a los que la policía allanó su casa a partir de una denuncia anónima. Tenían algunas plantas de cannabis y tuvieron un problema legal del que pudieron salir finalmente sin acabar presos. La ley sobre drogas en Uruguay es restrictiva, pero dentro del panorama mundial es algo más flexible. El consumo de drogas no está penado, pero lo están todos los actos preparatorios del consumo: plantar, comprar o incluso proveer gratuitamente. Puedes consumir pero no puedes adquirir de manera legal”.

Dentro de Prolegal hay tres grandes líneas de trabajo: Una labor de lobby político donde se realizan reuniones con legisladores para sensibilizar, aportar argumentos y herramientas que apoyen a la hora de que los “policymakers” tomen decisiones. Actividades de sensibilización a través de actividades públicas, recitales, boletines, charlas, pintadas y todo tipo de acciones destinadas a un público amplio; y un trabajo con otras organizaciones sociales. Para Prolegal esta labor es la más importante.

C.M: “Es la tarea distintiva de nuestra organización. Creemos que es muy importante trabajar por la unidad del movimiento social. Reunirnos con el resto de organizaciones sociales, cannábicas, la central de trabajadores, organizaciones de diversidad sexual para intentar crear espacios de encuentro desde donde plantear la lucha por la legalización de la marihuana. Una lucha donde todos están invitados, no sólo las organizaciones cannábicas, sindicatos de enseñanza, estudiantes, con idea de fortalecer el movimiento social. Buscamos la creación de lo que nosotros llamamos: el puño único contra el Uruguay conservador”.

 

¿Qué logros se han conseguido en estos años?

4Tras casi ocho años de existencia Proderechos se ha convertido en una organización de referencia y confianza. Un interlocutor válido para hacer llegar un discurso de libertad y de derechos a los diferentes actores del panorama nacional de Uruguay. En la línea de trabajo de lobby político, una de sus mayores conquistas es haber participado en el grupo de elaboración tanto de la ley del aborto como la del proyecto de ley de legalización de la marihuana.

C.M: “Ser un país chiquito facilita el acceso a los ambientes políticos. Somos 3 millones de habitantes en el país y la mitad nos concentramos en la capital. Esto sumado, claro está, al trabajo serio y responsable, al compromiso y la transparencia, más todo el trabajo acumulado nos ha permitido que seamos interlocutores válidos de cara a las instituciones políticas”.

En la línea de trabajo con las organizaciones sociales, Proderechos se ha caracterizado por una apuesta abierta por la articulación. Una muestra de ella es la participación a través de coordinadoras en los distintos temas. En unos temas lideran, en otros acompañan iniciativas ya existentes, y en algunos casos lo impone la coyuntura como la posible anulación de la Ley de Caducidad y como respuesta a la campaña de bajada de la edad de imputabilidad penal.

C.M: “Para nosotros no sólo son importantes los resultados sino el medio para llegar a ellos. Nuestra forma es cuidadosa, transparente y honesta, y nos enorgullece que para las otras organizaciones este trabajo nos haya dado una imagen de organización confiable. Hemos facilitado la creación de espacios de coordinación en diversos temas y mantenemos una colaboración estrecha”.

En la línea de sensibilización Prolegal ha sido el encargado de organizar las marchas de mayo en el país suramericano. Acciones que han ido aumentando en el nivel de convocatoria del público pero no ha mejorado la relación con los medios de comunicación, a los que se hace muy difícil hacer llegar la visión de la asociación. Con el proyecto de legalización de la marihuana sobre el tapete hicieron una de sus actividades más importantes: El debate nacional sobre drogas.

C.M. “En 2012 organizamos el debate nacional sobre drogas que se convirtió en una de las actividades más importantes que hemos realizado. Fue en la intendencia (ayuntamiento) de Montevideo. Invitamos a expertos internacionales, gente de organizaciones que trabajan directamente con usuarios de drogas, organizaciones y sociales y otros muchos actores relacionados. También para la campaña por la regularización de la marihuana elaboramos de los productos de campaña: un anuncio para difundir en los medios de comunicación y una serie de volantes sobre el tema”.

 

¿Cómo es el proyecto de legalización uruguayo?

518af4e74ab57C.M: “Nosotros creemos que es muy buen proyecto, de hecho es un proyecto que de aprobarse implicaría un paso que no tiene igual en el mundo, por la integralidad del proyecto. Es muy exhaustivo, algo que tiene que ver con la idiosincrasia del Uruguay, donde la gente está muy politizada. Aquí no funcionan tanto las leyes muy generales. Por ejemplo, en EE.UU., en Washington y Colorado las leyes que se aprobaron fueron leyes de carácter general, que no hablan muy en detalle de cómo iba a implementarse la ley. Aquí el proyecto presenta una ley muy integral y muy exhaustiva, que se va a tener que defender porque hay actores que ponen en tela de juicio algunos factores que para nosotros son muy importantes”.

C.M: “Entre otras cosas la ley habilita el cultivo personal en los hogares de hasta seis plantas por hogar. También habilita la creación de clubes de cultivo para uso personal, copiando el modelo del País Vasco y Cataluña que personas con las que hemos tenido contacto nos han acercado. Personas como Martín Barriuso, entrevistado por Yerba, que ha visitado en varias ocasiones Uruguay y con el que hemos estado hablando. En tercer lugar también está prevista la comercialización. Es una particularidad, hasta hoy no hay leyes en el mundo que explícitamente prevean estas tres vías de acceso al cannabis”.

C.M: “Toda la ley prevé una participación importante del estado. El estado va a ser quien controle e intermedio todas esas vías de acceso legal al cannabis. No es legalizar en el sentido de liberalizar, sino crear un marco relativamente estricto. Una de las cosas que se está pensando es que para comprar marihuana tengas que estar registrado, donde existe un marco de protección de datos personales que no van a ser de acceso público, pero van a tener que estar registrados para acceder hasta 40 gramos de marihuana por mes. Todo lo que hagas fuera de la ley sigue sujeto a las leyes previas que prohíben el cultivo y el acceso. Si tienes plantas en tu casa y no avisaste se te puede llegar a abrir un proceso.”

 

¿Cuáles son los principales obstáculos?

maxresdefault2C.M: “Uno de los grandes obstáculos es que el presidente Mujica y el partido en el gobierno han supeditado la aprobación de esta ley con el debate público. Si bien los legisladores tienen la autonomía para poder sacar esta ley sin las encuestas de opinión pública, si hay una voluntad de gobierno de que esto no sea una medida en contra de la mayoría. Tampoco quieren asumir un riesgo de coste político.”

C.M: “Otro de los obstáculos es llegar a sectores de la sociedad a los que las organizaciones en general y las cannábicas en particular nos cuesta mucho llegar: las clases bajas y las personas mayores de edad. Uno de los grandes desafíos es sensibilizar a la opinión pública más desinformada, los más radicales no van a ser convencidos de ninguna manera pero hay un público en medio flotante que estamos muy confiados en poder hacerles cambiar de opinión”.

 

¿Cómo se ve el futuro?

995760_10151713030529536_1057516470_nC.M: “Estamos muy entusiasmados con esto, porque creemos que va a ser muy importante que esto ocurra en América Latina que ha sido uno de los lugares más castigado por el sistema prohibicionista. No tanto Uruguay pero sí otros países vecinos donde la violencia generada por el narcotráfico es muy preocupante. Que sea en Uruguay y que no sea en los países desarrollados consideramos que es un impulso muy importante para transformaciones más profundas”.

C.M: “Tenemos que estar atentos y defender este proyecto de legalización de marihuana. No se debe perder en el camino la propuesta de autocultivo ni los clubes de consumidores, dos elementos muy importantes para nosotros y los más vinculados a la cultura cannábica. Algunos sectores lo han puesto en tela de juicio y si no lo defendemos puede que en la negociación algunos de estos aspectos puedan llegarse a perder.”

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *