Rompiendo el tabú

(( NarcoAmérica ))

publicado en Yerba

ee3e6787abc5eed9aef6b6be911fad56La guerra contra las drogas ya no es suficiente

Ex políticos, actores, empresarios, personalidades del mundo de la cultura, gobiernos. Algo está cambiando en la forma de ver las drogas en el mundo institucional. Una nueva tendencia, especialmente crítica con la política de guerra contra las drogas, busca relanzar el debate en los círculos de poder. Una corriente que empieza a hacerse hueco en los medios de comunicación y en los núcleos de presión de la opinión pública. La legalización del cannabis en los estados de Colorado y Washington ha sido el último empujón pero comprobamos día a día que de ninguna manera va a ser el último ni más destacado hito que va a ocurrir en el mundo de la nueva política sobre drogas. El tabú se está rompiendo, o quizás ya esté roto.

 

El 17 de junio de 1971 el presidente estadounidense Richard Nixon afirmó que el enemigo público más peligrosos para el pueblo norteamericano y para el mundo era el abuso de las drogas. Unas declaraciones que sirvieron como pistoletazo de salida para la guerra más costosa, larga y sangrienta de los últimos 50 años. Mientras a nivel internacional se perseguían a productores y traficantes la mayoría de gobiernos del globo criminalizaron el consumo a nivel nacional. La única forma para detener el comercio de las sustancias ilícitas fue la persecución a todos los niveles, la criminalización, la represión. En 2013 el balance de esta guerra no puede ser más desastroso: millones de personas están en prisión por delito de drogas, éstas son más baratas y accesibles que nunca antes y han pasado a convertirse en el tercer sector más rentable del mundo, después de la comida y el petróleo. Un negocio en su totalidad en manos del crimen organizado y que sólo en México arroja un saldo de víctimas mortales anual que supera las 10 mil personas en los últimos 7 años. No es de extrañar que cada día sean más personas, países y organizaciones las que se muestran críticas con esta tesis.

 

breaking-the-taboo-movie-premiere-featuring-sam_20017794La campaña

Rompiendo el tabú es el título del primer documental producido por Sam Brandson. El hijo del magnate inglés Sir Richard Brandson se estrena con esta película. Narrada por el actor ganador de un Oscar de la Academia Morgan Freeman esta cinta denuncia por boca de personalidades del mundo de la política y la cultura el inmenso fraude que significa la llamada guerra contra las drogas. Una película insertada dentro de la campaña “Rompiendo el tabú”, mediante la cual Richard Brandson, junto a la Comisión Global sobre Política de Drogas, pretende revertir la tendencia de confrontación a las sustancias ilegales impuesta desde hace más de 50 años. Desde el sitio web de la campaña (http://www.breakingthetaboo.info) denuncian: “Se ha gastado más de un billón de dólares, se han encarcelado a millones de personas y un sin número han sido asesinadas. ¿Y para qué? El valor del mercado de las drogas ilegales en el mundo asciende a más de 330 mil millones de dólares por año, las drogas son más baratas y más abundantes que nunca y en un creciente número de países los cárteles de las drogas son la principal amenaza a la seguridad nacional. Sin embargo nuestros gobiernos continúan sin tener esto en cuenta.” Sir Richard Brandson afirma: “Esta película abrirá los ojos de la gente en cuanto a la guerra contra las drogas y su desastre y hará más fácil que la gente que quiera ser valiente y hacer algo, lo haga para cambiar esta situación”.

 

morgan-freemanLos que la apoyan

Desde que se estrenara el 7 de diciembre de 2012 en Youtube son muchas las personalidades que han dado su apoyo a la iniciativa. Desde ex presidentes norteamericanos como Bill Clinton y Jimmy Carter, que también dan su palabra en el documental, a intelectuales de muy diferentes ideologías como Mario Vargas Llosa o Noam Chomski. En la lista que día a día aumenta destacan diez premios Nobel, un abanico de ex presidentes latinoamericanos, personalidades carismáticas de la talla de Sting o Yoko Ono pasando por el guiño al público mexicano con el apoyo de Gael García Bernal, uno de los actores aztecas más destacados. Como colofón el apoyo de dos presidentes de gobierno en activo: Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala y Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. Los únicos políticos en activo que muestran además un alto valor simbólico por ser representantes de dos países muy afectados por las grandes mafias del narcotráfico y tradicionales aliados de EE.UU. en esta guerra. Todos suscriben el documento que acompaña al documental y que es la pieza fundamental de la campaña: la carta pública de la Fundación Beckley. Una carta que concluye: “Ya que no podemos erradicar la producción, demanda o uso de drogas, debemos encontrar nuevas maneras de minimizar los daños. Es imperativo estudiar nuevas políticas basadas en evidencia científica.”

 

Anthony-Papa-16751-530x330El Reino Unido se apunta

Una conclusión a la que ha llegado la cámara alta inglesa gracias al esfuerzo del propio Sir Richard Brandson. Recientemente la Cámara de los Lores del Parlamento británico ha considerado que las sanciones penales no son efectivas contra el narcotráfico y la adicción a los estupefacientes, por lo que han hecho una petición al gobierno del país para despenalizar el consumo y la posesión de drogas como la marihuana y el éxtasis. “Los estupefacientes menos dañinos deberían ser regulados y vendidos en tiendas con licencias apropiadas, que adviertan sobre los riesgos para el organismo” así se expresó el Grupo Parlamentario para la Reforma de la Política de Drogas (APPG), formado por Lores de todas las ideologías existentes en el parlamento inglés. Después de analizar las evidencias presentadas por Brandson y avaladas por más de 30 expertos y organizaciones los representantes de la cámara alta británica pasarán sus recomendaciones al gobierno para que estudien su viabilidad. Si bien es cierto que el primer ministro, David Cameron, ya rechazó una propuesta similar de otra comisión parlamentaria para la despenalización de las drogas en el Reino Unido, en aquel entonces las políticas actuales aún eran contempladas como “aptas”. En esta ocasión, con los resultados de la campaña iniciada por Brandson y con el aval de las personalidades que la están respaldando es posible que la respuesta del primer ministro británico tenga otro matiz. Aunque todavía es pronto para saber la decisión el Ministerio de Interior ya se pronunció señalando la consideración de los resultados ofrecidos por el grupo y anunció que dará una respuesta acerca del estudio durante este año.

 

399281_10151135035402191_913830963_n¿México también?

Siguiendo la estela de replanteamientos institucionales, un caso paradigmático es el que ocurre en México. El epicentro de la guerra contra las drogas mundial, el país con más de 70 mil muertos, según cifras oficiales, en los últimos seis años vinculados al combate contra el crimen organizado, el país del gran magnate del narcotráfico: el “Chapo” Guzmán. Es aquí donde se celebrará este año un debate nacional sobre la posible legalización de la marihuana. A propuesta del legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda mexicana) Fernando Belaunzarán se realizarán diferentes audiencias con expertos a favor y en contra de la regularización entre mayo y agosto de 2013. El objetivo es tener la mayor cantidad de información para que sus señorías puedan presentar una iniciativa coherente de legalización de marihuana para finales del presente año. La propuesta oficial pide “que la Cámara de Diputados convoque a una serie de audiencias públicas para abrir el debate sobre el nuevo paradigma para el combate del narcotráfico y, con ello, la pertinencia de regular sustancias prohibidas, como el cannabis, e implementar programas para la prevención y la atención de las adicciones.”

 

40a37819428fa32ebdab8c0e85ccf038_XLDel dicho al hecho

Mientras se anunciaba el comienzo de las reuniones informativas en el Congreso mexicano se dictaba, en Nicaragua, prisión por 30 años para los 18 mexicanos detenidos en una caravana de unidades mòviles del gigante de la comunicación, Televisa. En su detención transportaban escondidos entre los aparatos de comunicación más de 9 millones de dólares y según las fuentes de la investigación habían realizado ese mismo viaje hasta en siete ocasiones para subir grandes cantidades de droga y bajar después el dinero de su venta utilizando su coartada de medios de comunicación para evitar registros. Si bien se ha condenado a los operarios no se ha continuado con la investigación para ver la responsabilidad de la emisora mexicana. Uno de los poderes fácticos del país y principal impulsora de la campaña del actual presidente: Enrique Peña Nieto. El nuevo presidente ya afirmó sentirse cómodo con la estrategia de confrontación que su implantó hace seis años. Con lo cual no se espera que los debates se trasladen a una resolución del gobierno en favor de las drogas..Habrá que esperar otros seis años para que el presidente, cuando salga del cargo, se una a sus colegas en la defensa de la legalización. Como han hecho Ernesto Zedillo, Vicente Fox y empieza a promulgar el principal impulsor de la guerra en México y recién depuesto presidente Felipe Calderón Hinojosa.

 

imagesAliados conocidos

Los ex presidentes Zedillo y Fox son aliados conocidos. A pesar de pertenecer a corrientes políticas irreconciliables en México ambos pertenecen a una organización multinacional de ex mandatarios a nivel mundial: el Club Madrid. Una organización compuesta por 88 ex presidentes de 60 países distintos que aboga por una democracia real para el mundo entero, como detallan en uno de sus preceptos: una democracia global. El Club Madrid anunciaba en su página web un debate realizado en mayo de 2012 en Londres patrocinado por Google y difundido en directo a través de Youtube. El tema del debate: ¿A llegado la hora de poner fin a las drogas? Entre los panelistas que se encontraban a favor de una nueva política de drogas se encontraban personajes como Julian Assange o el fundador de Médicos sin Fronteras y Médicos del Mundo, Bernand Kouchner. Junto a ellos, Vicente Fox y Fernando Henrique Cardoso, ex presidente de Brasil. Cardoso, que fue presidente del Club Madrid, también es fundador de la Comisión Global sobre Política de Drogas, da su apoyo a la campaña de “Breaking the Taboo” y es uno de los integrantes del grupo, The Elders. Un cónclave de personalidades políticas que se reunen para aconsejar a otros mandatarios sobre problemas de la humanidad, al que también pertenecen Nelson Mandela y Desmond Tutu. En el debate patrocinado por Google también participó Sir Richard Brandson, el dueño de la multinacional Virgin, el fundador de The Elder, socio fundador de la Comisión Global sobre Política de Drogas y padre del productor del documental “Breaking the Taboo”.

 

la proxima guerra club bilderberg otanSin querer ser malpensados

Los objetivos mundiales de la mediática campaña producida por Sam Brandson son: acabar con la prohibición de la marihuana, no perseguir el consumo de drogas, dar jeringuillas limpias a los adictos a la heroína, tratar las adicciones desde un punto de vista médico y explorar las opciones para regularizar un mercado legal para las drogas. El objetivo del Club Madrid democratizar el mundo de la misma manera que sus miembros democratizaron sus países mientras fueron gobernantes, desde una óptica neoliberal, privatizando el mercado. En la medida en que estos objetivos lleguen a un término medio nos acercaremos a un análisis real de por qué tantos mandatarios que fueron abanderados de la guerra contra las drogas hoy se convierten en defensores de su regulación. No vamos a entrar a señalar que la fundación Beckley, principal patrocinadora de la campaña de los Brandson, tiene como logo un águila bicéfala propia de la sociedad de los Iluminatti, que los ex mandatarios del Club Madrid participan también de las reuniones del Club Bilderberg o que los objetivos velados de ambas organizaciones son las de crear un nuevo orden mundial como apuntan todas las teorías conspiratorias. Nos quedaremos con la conclusión de Sir Richard Brandson sobre su campaña: “Tenemos la esperanza que en segundo término sirva para que Obama al menos empiece a cambiar el tratamiento de las drogas como un problema de salud pública, no como un problema criminal”. Para tomar todos estos  esfuerzos por regularizar las drogas como algo positivo, a pesar de que aún guardemos nuestras dudas.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *