1º Mayo: Labor Day

(( RetArte ))
August Spies 

“Trabajadores: la guerra de clases ha comenzado. Ayer, frente a la fábrica McCormik, se fusiló a los obreros. ¡Su sangre pide venganza! ¿Quién podrá dudar ya que los chacales que nos gobiernan están ávidos de sangre trabajadora? Pero los trabajadores no son un rebaño de carneros. ¡Al terror blanco respondamos con el terror rojo! Es preferible la muerte que la miseria. Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que los amos lo recuerden por mucho tiempo. Es la necesidad lo que nos hace gritar: ¡A las armas!. Ayer, las mujeres y los hijos de los pobres lloraban a sus maridos y a sus padres fusilados, en tanto que en los palacios de los ricos se llenaban vasos de vino costosos y se bebía a la salud de los bandidos del orden… ¡Secad vuestras lágrimas, los que sufrís! ¡Tened coraje, esclavos! ¡Levantaos!”.

August Spies, editor del periódico anarquista Arbeiter Zeitung Fischer, asesinado en la horca en Chicago en 1887.

“Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño        y ocho horas para la casa

Desde que el 1º de Mayo de 1886 se iniciara la jornada de Huelga en favor de las 8 horas de trabajo diarias los medios de comunicación y las autoridades estadounidenses se lanzaron en contra de los trabajadores. Titulares como: “indignante e irrespetuoso“, delirio de lunáticos poco patriotas“, y “lo mismo que pedir que se pague un salario sin cumplir ninguna hora de trabajo” llenaban las principales cabeceras de los prestigiosos medios impresos. La represión policial y judicial posterior llegó a su momento álgido con el ajusticiamiento y asesinato en la horca de cuatro personas: Georg Engel, Adolf Fischer, Albert Parsons y August Spies. Todos periodistas.
Una dignidad poco frecuente en nuestros días donde la riqueza de unos pocos es más evidente que a finales del SXIX, y donde una persona trabajadora no exige sus ocho horas, suplica por un trabajo.
Yo pregunto, ¿dónde está el desarrollo y la modernidad en ésto?
¿Dónde nuestra dignidad?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *